201606.16
Off
0

Nuevo Reglamento de Tránsito de Monterrey

El nuevo Reglamento de Tránsito contiene una sobrerregulación que impacta fuertemente a todos los conductores y trasciende especialmente a los prestadores del servicio de trasporte público y transportistas de carga. Dicho Reglamento de Tránsito contempla 228 supuestos de infracción amplísimos, actualizables ante el incumplimiento de diversas obligaciones en él plasmadas.


En los próximos días se aprobarán los nuevos Reglamentos de Tránsito para los Municipios del área metropolitana de modo a homologar así los mismos supuestos de infracciones y obligaciones.

El Municipio de Monterrey ya lo aprobó y será en el mes de Agosto próximo que serán exigibles las nuevas disposiciones que contempla.

Este Reglamento afecta especialmente a los prestadores del servicio de transporte público y transportistas de carga.

El Reglamento contiene una sobrerregulación que impacta fuertemente a todos los conductores y trasciende especialmente a los prestadores del servicio de trasporte público y transportistas de carga. Dicho Reglamento de Tránsito contempla 228 supuestos de infracción amplísimos, actualizables ante el incumplimiento de diversas obligaciones en él plasmadas.

En el referido instrumento se establece la solidaridad del propietario o dueño del vehículo por las infracciones de sus conductores e, inclusive, sus pasajeros, cometidas en la conducción de dicho vehículo. Esto significará que cualquier acto del conductor y de los pasajeros que viole el Reglamento se le podrá reclamar a la empresa propietaria.

Una de las sanciones que se plasma en el nuevo Reglamento de Tránsito consiste en que a los vehículos cuyo conductor y/o pasajeros sean sorprendidos arrojando, esparciendo o abandonando basura en la vía pública se les impedirá circular y serán retirados a un depósito.

Entre algunas de las obligaciones que se incorporan al Reglamento se encuentran las siguientes:

Los vehículos de carga pesada (de más de tres mil quinientos kilogramos) podrán circular sólo en una ceñida cantidad de vías, de forma libre y sin limitación de horario.

En su mayor parte, las vías son catalogadas como ‘limitadas’ y sólo podrán transitarse de las 22:00 a las 6:00 horas. El Reglamento contiene un anexo en el que se describen éstas y las vías alimentadoras.

Las demás vías serán ‘restringidas’ y, en principio, no se podrá circularse sobre ellas.

Estas nuevas obligaciones resultan contrarias a la Constitución Federal, no únicamente  por su severidad sino por afectar derechos como la libertad comercial que impacta la  viabilidad económica de diversas empresas.

Por ello, toda vez que las disposiciones serán exigibles a partir de Agosto, su impugnación a través del juicio de amparo resultará esencial para evitar que sean aplicadas en el futuro. En caso de no hacerlo, deviene un peligro latente la posibilidad de consentirlas y sujetarse en definitiva a sus exigencias.