201511.25
Off
0

Acecha a mujeres, el otro acoso

Las mujeres sufren, a diario, acoso sexual en el transporte público, en las banquetas, al cruzar un semáforo o en la jornada de trabajo.

La Ciudad sólo ve la mala calidad del transporte público o de las calles, pero hay otras incomodidades en la vía pública que ellas también sufren mientras que, para el resto, son invisibles. Todavía peor, normales.

Es el acoso sexual que, a diario, las mujeres sufren en el transporte público, en las banquetas, al cruzar un semáforo o en la jornada de trabajo.

Hoy, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, mujeres subrayan esas otras agresiones que el machismo ha naturalizado.

En la escuela y el trabajo

El tipo de violencia hacia la mujer más visible en el Estado sigue siendo la familiar. En lo que va del 2015 fueron denunciados 14 mil 492 casos.

Pero la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el Estado habla de otros tipos que pocas veces se atienden, como la que se da en las escuelas y en los trabajos, además del acoso y el hostigamiento.

Algunas mujeres, que son acosadas en la oficina, cuenta la diseñadora gráfica Alejandra del Toro, no denuncian por miedo a lo que sus compañeros y compañeras puedan pensar de ellas. 

En el transporte público

En la Ciudad de México, de acuerdo con cifras oficiales, alrededor de 7 de cada 10 mujeres que viajan en camión o esperan el transporte en la vía pública han reportado algún tipo de esta violencia.

“Es algo que sucede a diario, con mayor frecuencia en horas pico y en ciertas rutas urbanas, sin importar cómo vayas vestida”, comenta Del Toro.

“Por la noche, cuando los camiones van más desocupados, hay un peligro latente de ser abordada. Es tan frecuente que se toma como algo ordinario, y no como una forma de violencia”.

Una encuesta realizada también en el Distrito Federal indicó que ellos no se salvan del acoso en el transporte público. A la pregunta: ¿usted ha sido víctima de acoso sexual en este medio?, el 17 por ciento que dijo que sí era hombre.

Pero la gran mayoría, mujeres. 

El Colectivo Las Victorias y otras organizaciones en Monterrey han ofrecido este año cursos de defensa personal a jóvenes universitarias. 

En la capital del País y en otras metrópolis se han adoptado medidas para evitar estas agresiones, como separar en horas pico vagones destinados exclusivamente para hombres.

Sin embargo, esta medida, coinciden especialistas, implica más una segregación que una solución real.

“Vivimos todos juntos y tenemos que aprender a convivir hombres y mujeres”, apunta Guadalupe Elósegui, vocera del Instituto Estatal de las Mujeres.

Los piropos

Para Angie Maldonado, estudiante del Tecnológico de Monterrey, es importante visibilizar las agresiones que son llamadas “piropos” o “miradas coquetas”. 

“Eso es acoso y es una de las muchas violencias a las que nos enfrentamos las mujeres día a día cuando caminamos por la calle, cuando nos subimos al camión o al metro”, comenta.

“Esto es gravísimo porque significa que no somos igualmente libres que los hombres de vestir como queramos, de salir a la calle a la hora que queramos, de transportarnos sin que toquen nuestros cuerpos, sin ser vistas como objetos de deseo”.

El Instituto Nacional de las Mujeres señala que Nuevo León no tipifica el acoso sexual, pues el Código Penal habla de atentados al pudor.

Sin embargo, no existen los mecanismos prácticos para que las mujeres denuncien, dijo ayer Liz Sánchez, integrante de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos.

Para dimensionar la urgencia de combatir este tipo de violencia, Maldonado comenta que, las “simples” miradas, piropos o tocamientos son apenas el comienzo de tragedias como los feminicidios.

“Diariamente hay al menos una mujer víctima de feminicidio que antes fue todos los días víctima de acoso”. 

Señalarán focos rojos

El Instituto Estatal de las Mujeres presentará hoy una plataforma que promete dar una respuesta más rápida y eficiente en zonas donde más casos de agresiones a ellas se presenten.

Es la Plataforma Georreferenciada de Casos de Violencia en Nuevo León, que, en coordinación con INEGI, utilizará herramientas como Google Maps y Street View para señalar los focos rojos, dijo Guadalupe Elósegui, vocera del Instituto Estatal de las Mujeres. 

“Esta plataforma nos va a ser de mucha utilidad a todas las dependencias (del Estado) para atender de una manera más puntual, más estratégica y con mayor eficacia la prevención y atención de la violencia hacia las mujeres”, comentó.

Permitirá, por ejemplo, redireccionar estrategias como las brigadas, al moverlas a zonas de la Ciudad en donde la plataforma indique que hay más casos.

Números que alarman

Casos de violencia familiar

En 2012:  9,979

En 2015: 14,492

Incremento 45%

Fuente: CADHAC

Agresiones ‘invisibles’

hostigamiento sexual 

– Es el abuso de poder en los ámbitos laboral, escolar o cualquier otro; se manifiesta en conductas verbales o físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad, de connotación lasciva.

Acoso sexual 

– Si bien no existe la subordinación, hay un abuso de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.

Espacios de violencia

Familiar: 

– Son agresiones físicas, verbales, psicológicas, sexuales, patrimoniales o económicas a las mujeres, dentro o fuera del domicilio familiar, por quien tiene o ha tenido relación de parentesco con la víctima. 

Laboral: 

– Implica no respetar la permanencia o condiciones de trabajo; la descalificación del trabajo realizado, las amenazas, la intimidación, la explotación y discriminación por condición de género.

Docente:

– Daña la autoestima con discriminación por sexo, edad, condición social, académica, limitaciones y/o características físicas, hechas por maestras o maestros, el personal administrativo o de intendencia.

Institucional: 

– La ejercen las y los servidores públicos de cualquier orden de Gobierno que obstaculicen el acceso de las mujeres a políticas públicas para prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.

Fuente: Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia


Daniel Santiago

Monterrey, México (25 noviembre 2015)

Foto: Getty Images

Fuente: El Norte