201510.12
Off
0

El parámetro determinante para considerar los intereses moratorios como usurarios

No existe en la legislación mexicana un parámetro legal que determine hasta qué punto el monto de los intereses moratorios, derivados del incumplimiento del pago del pago de la renta, pactado en un contrato de arrendamiento se deba considerar usurario o no.


El hecho de que no exista criterio legal al respecto nos lleva a plantearnos el siguiente problema: ¿Cuándo podrá un juez considerar usurarios los intereses moratorios pactados en un contrato de arrendamiento si éstos son establecidos por las partes arbitrariamente y no existe un parámetro específico?

Los intereses moratorios son aquellos que <<se causan a partir de la fecha del vencimiento de una obligación, hasta el momento de su liquidación>> [1]. Por su parte, la usura es considerada como una forma de explotación del hombre por el hombre que debe estar prohibida por la Ley, conforme la Convención Americana de Derechos Humanos[2]. Según la Ley para Prevenir y Sancionar la Usura en el Estado de Tlaxcala[3], ésta consiste en el abuso que comete una de las partes de cualquier acto jurídico, por medio del cual obtiene beneficios superiores al interés usual en el mercado[4]. Los intereses moratorios pueden ser usurarios cuando éstos resulten en un beneficio desproporcional y abusivo a favor de uno de los contratantes. Éstos suelen ser convencionales, es decir, pactados por las partes en contratos de arrendamiento, por lo que es difícil determinar si se establecieron de manera dolosa en detrimento del patrimonio de una de las partes para obtener beneficios desproporcionados. Para considerar que un determinado pacto de intereses resulta usurario, se requiere la delimitación de parámetros legales o permitidos en los usos comerciales que en caso de ser excedidos permitan establecer fundadamente que el pacto resulta de dicha cualidad[5].  

Ahora, aplicando esta información a un caso de arrendamiento de un inmueble en donde el arrendatario está obligado a cumplir en tiempo y forma con el pago de la renta pactada en el contrato, se generarían intereses moratorios a partir del momento en que el arrendatario incumpliera su obligación hasta que se cumpla con el pago debido[6]. La cuestión aquí está en saber cuándo esos intereses moratorios actualizan usura y cuando no.

El pasado 10 de Abril de 2015 se publicó en el Semanario Judicial de la Federación la tesis número I.3o.C.170 C (10a.) en la cual, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Civil del primer Circuito se pronunció respecto del tema, en el sentido de que para ellos el monto de los intereses moratorios generados por la falta del pago de la renta de un arrendatario no puede considerarse usurario siempre y cuando no rebase el monto de la obligación principal del arrendamiento. De tal manera que según dicho Tribunal, el parámetro de medición para considerar la actualización de usura en el cobro de intereses moratorios radica en si éstos superan el monto total de la obligación principal del arrendamiento o no.

La tesis descrita anteriormente, propone la figura de la cláusula penal dispuesta en el artículo 1843 del Código Civil para el Distrito Federal como parámetro de medición para determinar si el monto de los interese moratorios se podrían considerar usurarios o no.

La cláusula penal, que se establece como sanción para aquella persona que incumple con una obligación, según el artículo 1843 del Código Civil para el Distrito Federal no puede sobrepasar el monto de la obligación principal que adquirió cada parte en el negocio. Su objeto es indemnizar al acreedor por daños y perjuicios generados por el incumplimiento del deudor y funciona como incentivo para que el deudor no incurra en incumplimiento o en mora.

Si la cláusula penal es un medio para desincentivar el incumplimiento y la mora del deudor y para indemnizar al acreedor en caso de que éstos sucedan, y si de hecho el deudor incumple e incurre en mora, entonces, se tiene que considerar la cláusula penal como referencia para determinar la indemnización que le corresponde al acreedor por los daños y perjuicios generados. Es decir, el parámetro máximo para establecer el monto de los intereses generados por mora sería el de la cláusula penal; en otras palabras, que no puede establecerse un monto mayor al de la obligación principal.

Los intereses moratorios se consideran una pena convencional sancionadora que el acreedor tiene derecho de recibir del deudor como indemnización previamente pactada como consecuencia del incumplimiento de la obligación. La sanción en un juicio de arrendamiento sobre el pago de intereses moratorios es una pena que alerta a las partes sobre el riesgo que tendrían en caso de incumplir con la obligación. Su objetivo es indemnizar al acreedor por daños y perjuicios generados por el incumplimiento del deudor y funciona como incentivo para que el deudor no incurra en incumplimiento o en mora.

En resumen tenemos: primero, la usura es la explotación del hombre por el hombre y debe estar prohibida por la ley; luego, el parámetro máximo para establecer el monto de los intereses generados por mora en un contrato de arrendamiento sería el de la cláusula penal; entonces, se consideraría usura si la cláusula penal provocara la explotación del hombre por el hombre. Al aplicarse la cláusula penal como parámetro legal en el establecimiento de intereses moratorios y debido a los fines que tiene ésta en sí misma (incentivar el cumplimiento de obligaciones entre las partes e indemnizar a la parte afectada en caso de que el incentivo no hubiere sido suficiente) no puede considerarse ésta como una forma de explotación, sino como una manera de proteger los derechos de las partes de un contrato.

Los intereses moratorios deben considerarse como un incentivo que trasciende a las partes de un contrato de arrendamiento debido a que impactan en el mercado, ya que mientras menos se dé el cumplimiento del pago de rentas, menos negocios, locales y personas se animan a rentar; de tal manera que mientras los intereses moratorios tengan un efecto negativo en la incidencia en que las personas incumplen con el pago puntual y en forma de la renta, éstos tendrán un efecto positivo en el mercado y por lo tanto en la economía.

La tesis mencionada anteriormente da una posible solución al problema de definir hasta qué punto se puede considerar usurario el cobro de intereses moratorios y hasta qué punto éstos son benéficos. Tomar como referencia un parámetro que está estipulado en una norma brinda seguridad jurídica a los contratantes en dos maneras: primero, en que no están incurriendo en usura al momento de establecer en el contrato el monto que implicarán los interese moratorios, siempre y cuando éstos no rebasen el monto de la obligación principal; y segundo, en que los jueces tendrían un parámetro claro para poder determinar si el cobro de dichos intereses es excesivo y desproporcional a las obligaciones pactadas.


[1]Feregrino Paredes, Baltazar. Diccionario de términos fiscales. Ediciones Fiscales ISEF. México, 2011. Disponible en línea: vLex <http://app.vlex.com/#WW/search/jurisdiction:MX+content_type:4/intereses+moratorios/WW/vid/450322270> (Consulta: Sept. 03, 2015).

[2] Convención Americana sobre Derechos Humanos. OEA, San José, Costa Rica, Nov. 22, 1969. (México: D.O. Mayo 07, 1968). Disponible en línea: SCJN. Compilación de Instrumentos Internacionales sobre Protección a la Persona aplicables en México. México, Autor. (pp. 171-204). <https://www.scjn.gob.mx/libro/InstrumentosConvencion/PAG0259.pdf> (Consulta: Sept. 02, 2015).

[3] Se utiliza esta Ley como referencia, ya que es la única ley que aborda la usura específicamente.

[4] Ley para prevenir y sancionar la usura en el Estado de Tlaxcala. (P.O. Oct. 25, 1995 /Mayo 31, 2013)

[5] Trejo Orduña, José Juan. “El control de convencionalidad y la usura”. Oct. 01, 2012. Disponible en línea: El mundo del abogado. <http://elmundodelabogado.com/el-control-de-convencionalidad-y-la-usura/ > (Consulta: Sept. 03, 2015).

[6] Según lo dispuesto en el artículo 2425 del Código Civil Federal (Entrada en vigencia: Oct. 01, 1932 /Dic. 25, 2013)