201508.15
Off
0

Protección a las familias trabajadoras: Ley Federal del Trabajo

La reforma del año 2012 a la Ley Federal del Trabajo «buscó fortalecer los derechos de la mujer trabajadora, a través de diversas medidas tales como permitir que puedan distribuir las semanas de descanso pre y postnatal, así como reducir en una hora la jornada de trabajo, durante los periodos de lactancia, a efecto de que puedan convivir con el recién nacido» [1].


La Ley Federal del Trabajo (desde ahora LFT), cuenta con diversas modalidades que «tienen como propósito fundamental, la protección de la maternidad»[1]. Por un lado, la mujer embarazada tiene derecho a disfrutar de un descanso de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto, con el disfrute de su salario íntegro.

Así mismo, «se podrán transferir hasta cuatro de las seis semanas anteriores al parto para después del mismo. En caso de discapacidad del hijo o hija o de requerir atención médica hospitalaria, la licencia podrá ser de hasta ocho semanas posteriores al parto»[2].

Durante el periodo de lactancia hasta por el término máximo de seis meses, tendrá derecho a «dos descansos de media hora al día, con la posibilidad de sustituir el descanso por la reducción de una hora de la jornada de trabajo»[3]. Siempre que no haya transcurrido más de uno de la fecha del parto, tendrán derecho a regresar al puesto que desempeñaban.

Ahora, a pesar del reconocimiento de la maternidad en nuestra LFT, existen datos que demuestran como «dicho reconocimiento legal no es reconocido en la práctica»[4], por ejemplo, según datos del INEGI en el año 2009 «el 45.7% de las mujeres trabajadoras no tuvieron acceso a incapacidad o licencia médica después del parto»[5].

El principal problema radica en que existen «desafíos estructurales que impiden que las protecciones de seguridad social y laboral alcancen a todas las mujeres»[6], esto debido a que un «porcentaje muy grande de las mujeres carecen de seguridad social, ya sea porque están desempleadas, trabajan de forma no remunerada en el hogar o laboran en el sector informal»[7].

En otros países, tales como Chile, existen normas protectoras de la maternidad, por ejemplo, el Código Laboral en su artículo 203 establece como las empresas que cuenten con veinte o más trabajadoras sin importar su edad, estatus marital o tipo de contrato deberán contar con un área en donde las madres puedan dejar a sus hijos menores de dos años durante la jornada laboral[8]. Los gastos en que se incurran son a cargo del patrón. Lo anterior, trae como consecuencia que a las mujeres les paguen menos.

De acuerdo al estudio “The Effect of Mandate Child Care on Female Wages in Chile” de María F. Prada, aquellas mujeres que trabajan en firmas en donde los servicios de cuidado infantil son obligatorios, son de cierta manera penalizadas con salarios más bajos en comparación con las mujeres que no tienen hijos; esto para “compensar” los gastos en que incurre el patrón[9].

Por su parte, Estados Unidos cuenta con la Ley de Licencia Familiar y Médica (por sus siglas en ingles FMLA) «tiene como finalidad ayudar a los empleados a equilibrar sus responsabilidades laborales y familiares»[10], esto al permitirles solicitar una licencia no remunerada, pero para poder solicitar dicha licencia deben concurrir diversas condiciones.

 En este sentido, los empleadores que cuenten con 50 empleados o más podrán proporcionar al trabajador que lo solicite una licencia no remunerada de hasta 12 semanas en el caso de nacimiento y cuidado de un hijo recién nacido.

Ahora, el empleado podrá solicitar dicha licencia cuando (i) haya trabajado para su empleador por un mínimo de 12 meses; (ii) haya trabajado por lo menos 1,250 horas durante los últimos 12 meses, o 25 horas a la  semana y que (iii) donde labore, el empleador emplee por lo menos a 50 personas dentro una zona de 75 millas[11].

Transcurridas las doce semanas, el trabajador podrá regresar a su empleo y el empleador debe darle el mismo puesto de trabajo o uno equivalente[12].

Si bien la licencia mencionada permite que una vez transcurridas las 12 semanas el empleado pueda regresar a su trabajo, resulta complicado que concurran todas las circunstancias establecidas por la Ley para que el trabajador pueda solicitar la licencias. Además, las doce semanas de licencia son sin remuneración alguna.

De todo lo anterior, se aprecia como las legislaciones de los países mencionados pretenden proteger a un grupo, específicamente a las mujeres y a la maternidad, sin embargo, todos se quedan a medias en su intención. En México encontramos cómo no todas las personas cuentan con seguridad social y, por lo tanto, no pueden acceder a los beneficios que establece la Ley. En Chile prácticamente se castiga la maternidad ya que quienes hacen uso de los beneficios establecidos por la Ley terminan con un salario menor; y finalmente en Estados Unidos si bien el trabajador tiene la seguridad de que regresará a su empleo, pero durante la licencia no tiene remuneración alguna.

El punto a favor de México es que aquellas mujeres que soliciten la licencia por maternidad, contarán con su salario íntegro de acuerdo con los términos establecidos por la ley; sin embargo, queda un largo camino para asegurar la correcta protección de la maternidad.


[1] Iniciativa con Proyecto de Decreto que Reforma, Adiciona y Deroga Diversas Disposiciones de la Ley Federal del Trabajo. Disponible en línea: SCJN <http://legislacion.scjn.gob.mx/Buscador/Paginas/wfProcesoLegislativoCompleto.aspx?IdOrd=410&IdRef=33&IdProc=1>.

[2] Ley Federal del Trabajo (D.O.F Abril 1, 1970/Junio 12, 2015)

«Artículo 165.- Las modalidades que se consignan en este capítulo tienen como propósito fundamental, la protección de la maternidad».

[3] GIRE, Vida y Labor Reproductiva. Disponible en línea: GIRE <http://informe.gire.org.mx/caps/cap5.pdf>

[4] Loc. Cit.

[5] Loc. Cit.

[6] Loc. Cit.

[7] Loc. Cit.

[8] Loc. Cit.

[9] Prada F. María. The Effect Mandated Child Care on Female Wages in Chile. Abril 2015, National Bureau of Economic Research. Disponible en línea: NBER Working Paper Series <http://www.nber.org/papers/w21080.pdf>.

[10] Loc. Cit.

[11] American Cancer Society, Ley de Licencia Familiar y Médica (FMLA). Disponible en línea: American Cancer Society <http://www.cancer.org/espanol/servicios/comobuscarypagarporeltratamiento/aspectosfinancierosylegales/ley-de-licencia-familiar-y-medica>.

[12] Loc. Cit.

[13] Loc. Cit.