201506.29
Off
0

Derechos de los desaparecidos: Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición

El 27 de mayo de 2015 se publicó en el Periódico Oficial del Estado la Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición en el Estado de Nuevo León, y que tiene como finalidad garantizar la continuidad de la personalidad jurídica de la persona desaparecida.



El 14 de abril de 2014 la Dra. Minerva E. Martínez, Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León y diversas asociaciones civiles presentaron la Iniciativa de Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición Forzada en el Estado de Nuevo León.

En dicha iniciativa se establece la imperante necesidad de contar con un marco legislativo necesario que permita «la declaración de ausencia como consecuencia de la desaparición forzada, a fin de garantizar a las víctimas indirectas de esta conducta el ejercicio de los derechos patrimoniales y familiares del ausente para salvaguardar los intereses del núcleo familiar»[1].

Por todo lo anterior, el 27 de mayo de 2015 se publicó la Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición en el Estado de Nuevo León (en lo sucesivo “La Ley”).

La Ley define la desaparición «como aquella situación jurídica en la que se encuentren las personas sobre la que existe indicio de que en contra de su voluntad y con motivo de un hecho ilícito no se tenga noticia de su paradero, ni se haya confirmado su muerte»[2].

La acción de Declaración de Ausencia puede ser ejercida por las siguientes personas, en el orden planteado[3]:

I.- Cónyuge, concubina, concubino de la persona cuyo paradero se desconoce;

II.- Descendientes de la persona cuyo paradero se desconoce, en caso de ser menores a través de un representante;

III.- Ascendientes en línea recta en primer y segundo grado;

IV.- Parientes colaterales por consanguinidad o afinidad hasta el cuarto grado;

V.- El Ministerio Publico, cuando de su investigación se desprenda que se está ante un caso de desaparición de persona y no existiere ninguna de las personas anteriores; y

VI.- Quien tenga interés jurídico ya sea para litigar o defender los derechos de la persona cuyo paradero se desconoce.

Las personas mencionadas deberán presentar la solicitud de declaración de ausencia ante juez competente. Dicha solicitud debe contener el nombre, la edad y domicilio del solicitante, toda aquella información con la que se cuente sobre la persona cuyo paradero se desconoce, así como una copia de la denuncia de hechos realizada ante el Ministerio Público[4]. Además, deberán de acompañarse los documentos que acrediten la relación o parentesco con la persona desaparecida.

Sobre el plazo para interponer la solicitud de declaración de ausencia, la Ley contempla que ésta podrá interponerse en «cualquier plazo a partir de que se tenga conocimiento de la desaparición de la persona»[5].

Una vez admitida la solicitud, el juez requerirá al Ministerio Público, o en su caso, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos o a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a las Víctimas, para que remitan la información que obre en sus expedientes sobre la persona cuyo paradero se desconoce para su el análisis y resolución.

Ahora, el juez también ordenará la citación de la persona cuyo paradero se desconoce por medio de un edicto que será publicado en diversos medios, tales como el Boletín Judicial. Dicho llamamiento será realizado en dos ocasiones consecutivas, mediando entre ellas un plazo de 15 días.

La finalidad de dicha citación es que la persona cuyo paradero se desconoce se presente al juzgado en un plazo no mayor de 30 días hábiles, contados a partir del día siguiente al de la última publicación.

Ahora, transcurridos los 30 días mencionados si no se tienen noticias del paradero o localización de la persona, ni ha aparecido con vida ni se ha confirmado su muerte, el juez citará al solicitantes y al agente del Ministerio Público a una audiencia en la cual resolverá sobre la procedencia de la emisión de una declaración provisional de ausencia por desaparición. De resultar procedente, deberá de inscribirse en los registros establecidos por la Ley, así como publicarse en el Periódico Oficial del Estado.

La emisión del acta provisional tiene los siguientes efectos[6]:

I. Se nombrará un depositario de los bienes de la persona cuyo paradero se desconoce; y

II.Aquellos que sean beneficiarios de un régimen de seguridad social derivado de una relación de trabajo con el Estado, los Municipios, o entidades paraestatales, continuarán gozando de los beneficios

Transcurridos seis meses desde el ejercicio de la acción y si se sigue sin tener noticias del paradero de la persona, el juez emitirá el acta definitiva de ausencia por desaparición. La emisión de dicha acta definitiva tiene los siguientes efectos:

I. Se nombrará un representante de la persona cuyo paradero se desconoce;

II.Se transferirá la posesión definitiva del patrimonio de la persona cuyo paradero se desconoce al representante legal del mismo;

III. Se nombrará un tutor definitivo para los menores de edad o incapaces que dependieran de la persona cuyo paradero se desconoce; y

IV. Aquellos que sean beneficiarios de un régimen de seguridad social derivado de una relación de trabajo con el Estado, los Municipios, o entidades paraestatales, continuarán gozando de los beneficios.

Cabe destacar que la emisión del acta provisional o definitiva de declaración de ausencia no cesa la obligación de las autoridades de continuar con su labor de investigación sobre el paradero de la persona, ya que se presume la vida de la persona.

Ahora, el Código Civil para el Estado de Nuevo León regula un procedimiento en caso de ausencia. Si una persona ha desparecido y se ignora el lugar en el que se encuentra, así como si cuenta con un representante legal, el desaparecido deberá ser citado mediante edictos publicados tres veces consecutivas en el Periódico Oficial del Estado, para que se presente en un término no mayor de tres meses.

Si han transcurrido más de tres meses y el ausente no comparece, se nombrará un representante. El representante es el legítimo administrador de los bienes del ausente.

Transcurrido un año desde que haya sido nombrado el representante, se podrá solicitar la declaración de ausencia. Dicha declaración puede ser solicitada ante juez competente por «los presuntos herederos legítimos del ausente, los herederos instituidos en testamento abierto, los que tengan algún derecho u obligación que dependa de la vida, muerte o presencia del ausente y el Ministerio Público»[7].

De ser procedente la demanda por declaración de ausencia, se deberá realizar por tres meses la publicación de la misma en el Periódico Oficial. Una vez que hayan transcurrido dos meses desde la fecha de la última publicación y si no hay noticiar del ausente, se declarará la ausencia. Dicha declaración de ausencia deberá ser publicada por tres meses. Así mismo, deberá de publicarse cada año hasta que se declare la presunción de muerte.

Los efectos de la declaración de ausencia son que si existe testamento público u ológrafo del ausente deberá de ser presentado. Si se trata de testamento ológrafo, este se abrirá en presencia del representante del ausente, así como de quienes promovieron la declaración de ausencia. Los herederos testamentarios, tendrán la posesión provisional de los bienes.

Otro efecto de la  declaración de ausencia es que interrumpe la sociedad conyugal, por lo que deberá de hacerse la separación de los bienes que le corresponden al cónyuge ausente.

Ahora bien, tres años después de que se haya hecho la declaración de ausencia, a instancia de parte se declarará la presunción de muerte. La presunción de muerte del ausente conlleva que se abra el testamento del ausente, y si este ya fue publicado, los herederos entrarán en posesión definitiva de los bienes.

Los procedimientos mencionados regulan hipótesis en las que se desconoce el paradero de una persona, su diferencia radica en que el procedimiento regulado por la Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición en el Estado de Nuevo León establece que una vez que se emita el acta definitiva por declaratoria de ausencia por desaparición, el representante legal tendrá la posesión definitiva de los bienes del ausente, mientras que en la presunción de muerte del ausente regulada por el Código Civil, la presunción de muerte conlleva la apertura de la sucesión del ausente.

En este sentido, parece existir un conflicto entre lo estipulado por el Código Civil y la nueva Ley, ya que ambas regulan supuestos sobre los ausentes.


Siguiendo el criterio jurisprudencial emitido por el Pleno de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación de rubro “CONFLICTO DE LEYES. ES INEXISTENTE CUANDO OPERA LA DEROGACIÓN TÁCITA DE LA LEY ANTERIOR POR LA POSTERIOR”[8], parece ser que aunque la nueva Ley no lo establezca expresamente, hay una derogación táctica de las disposiciones del Código Civil. Por lo tanto ahora, será aplicable solamente la Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición en el Estado de Nuevo León.



[1] Iniciativa de Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición Forzada en el Estado de Nuevo León, la cual consta de 17 artículo y 2 artículo transitorios, promovida por la CC. Dra. Minerva E. Martínez, Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León y diversas asociaciones civiles. 14 de abril de 2014. Disponible en línea: <http://www.hcnl.gob.mx/trabajo_legislativo/iniciativas/pdf/ciudadanas/LXXIII-2014-EXP8683.pdf>.

[2] Ley que Regula el Procedimiento de Emisión de la Declaratoria de Ausencia por Desaparición en el Estado de Nuevo León (P.O. Mayo 27, 2015).

[3] Loc. Cit..

[4] Loc. Cit.

[5] Loc. Cit.

[6] Loc. Cit.

[7] Código Civil para el Estado de Nuevo León (P.O. Julio 6, 1935/Mayo 27, 2015)

Art. 672.- Pasado un año, que se contarán del modo establecido en el artículo 670, el Ministerio Público y las personas que designa el artículo siguiente, pueden pedir que el apoderado garantice, en los mismos términos en que debe hacerlo el representante. Si no lo hiciere, se nombrará representante de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 657, 658 y 659. Art. 673.- Pueden pedir la declaración de ausencia:

I.- Los presuntos herederos legítimos del ausente;

II.- Los herederos instituidos en testamento abierto;

III.- Los que tengan algún derecho u obligación que dependa de la vida, muerte o presencia del ausente; y;

IV.- El Ministerio Público.

[8] CONFLICTO DE LEYES. ES INEXISTENTE CUANDO OPERA LA DEROGACIÓN TÁCITA DE LA LEY ANTERIOR POR LA POSTERIOR  [J]; 9ª Época; Pleno; S..J.F. y su Gaceta; Tomo VIII, Julio de 1998; Pág. 5. Registro No. 195858.