201502.08
Off
0

Violencia en las escuelas: Sanciones contra el ‘bullying’

La sociedad mexicana ha sido reconocida, incluso internacionalmente, por la violencia. Pero, ¿qué sucede cuando los alumnos no se sienten seguros dentro de las instituciones educativas? Otra forma de violencia azota a los mexicanos: el acoso escolar, conocido como ‘bullying’,  tema que por su gravedad ha sido discutido y sancionado por las autoridades judiciales. 


El acoso entre niños y adolescentes siempre ha existido. No obstante, antes era considerado una conducta normal y no era visto como un problema social. Fue hasta 1970 cuando el Doctor Dan Olweus acuñó el término bullying para describir el «fenómeno de violencia interpersonal injustificada que ejerce una persona o grupo contra sus semejantes y que tiene efectos de victimización en la persona que lo recibe»[1]. Es decir, se trata del hostigamiento deliberado que ciertos estudiantes, o un grupo de ellos, lleva a cabo para someter a otros y abusar de ellos. También denominado acoso o violencia escolar, el bullying se manifiesta de diversas formas: física si existe una agresión corporal; verbal si se presenta a través de insultos y expresiones orales; psicológica cuando se daña el autoestima y la dignidad de los menores; sexual si existen señales, tocamientos y palabras sin que haya consentimiento; de exclusión cuando se discrimina y se produce el aislamiento; y cibernética si se realiza a través de cualquiera de los múltiples medios electrónicos con los que cuenta actualmente la sociedad[2].

Los primeros datos que se tienen registrados sobre el bullying en México son del 2000. Debido al incremento de casos de acoso escolar, durante el 2013 se aprobó La Ley para Prevenir, Atender y Erradicar el Acoso y la Violencia Escolar del Estado de Nuevo León, puesto que se consideró que la violencia escolar era un problema de «salud pública y social, misma que se debe de atacar de origen, de forma integral y con el esfuerzo de todos, a fin de lograr escuelas libres de violencia»[3]. Se partió de la idea de la educación como un derecho humano, la cual debe darse en condiciones que permitan el desarrollo integral de los alumnos. Después del hogar, la escuela es el espacio donde tanto niños como jóvenes pasan la mayor parte de su tiempo.

En los últimos años se ha visto un incremento en los casos reportados de acoso escolar en México. De acuerdo a cifras de la OCDE, para el 2014, México ocupaba el primer lugar a nivel internacional de incidencia de bullying[4]. La Senadora Carolina Garza Guerra expresó que el bullying siempre ha existido; «antes era una burla, antes era un juego, una pelea ahora ya es un resentimiento, un odio que lleva a los niños a la muerte, el bullying ya ha traspasado este acoso escolar ahora se está hablando de crímenes de violencia muy grave»[5].

Esto se llega a presentar tanto en las escuelas públicas como en las privadas en cualquier nivel de educación. Recientemente el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Cuarto Circuito resolvió un juicio de amparo interpuesto por un padre de familia en representación de su hijo, quien había sufrido repetidamente maltrato verbal y físico por parte de dos alumnos. A pesar de que la institución educativa conocía de la situación por las quejas interpuestas, ésta no hizo nada. Ante la falta de acción por parte del colegio – ya sea por falta de interés o de capacidad – el padre recurrió a las autoridades judiciales a fin de encontrar una solución al problema. Diversas autoridades judiciales decretaron que no existía responsabilidad que pudiera atribuírsele a las autoridades por lo que el padre recurrió hasta el amparo. El Tribunal que resolvió el caso estableció una multa para el colegio particular por la negligencia y descuido ante la queja presentada, una indemnización compensatoria por los daños psicológicos y el daño moral ocasionado, la obligación de ofrecer una disculpa pública y la obligación de impartir cursos de capacitación para prevenir y eliminar cualquier forma de violencia escolar[6]. Esto sienta precedente para que las escuelas, tanto públicas como particulares, cumplan con su obligación de prevenir, atender y erradicar cualquier forma de abuso o maltrato que se lleve a cabo dentro de las escuelas. Además, establece precedente también para que los representantes de menores de edad que sufran acoso o violencia en sus escuelas, puedan – ante la falta de acción de la institución educativa – recurrir a las autoridades para que sean éstas las que resuelvan e implementen las políticas necesarias para prevenir el bullying. 

El bullying no ha quedado solamente en insultos y peleas, sino que incluso se han reportado fallecimientos por la severidad de los golpes[7]. Actualmente existe legislación sobre la materia e, incluso, se han implementado diversos programas contra el acoso escolar. El pasado 2 de Febrero del 2015 se lanzó en el Distrito Federal un buzón itinerante sobre el bullying para que los niños denunciaran y pudieran manifestar sus opiniones respecto a este tema[8]. Inclusive se han utilizado diversos medios de comunicación para concientizar sobre el tema[9]. Lo que falta es que las normas existentes sean aplicadas adecuadamente.

No se puede ignorar que para ello se requieren recursos, los cuales han resultado ser insuficientes para cubrir los programas de capacitación para maestros o la contratación de especialistas que coadyuven con éstos en la prevención y erradicación del bullying. Sin embargo, es un asunto que debe ser atendido con urgencia por las autoridades.


[1] UNICEF. Informe Nacional sobre Violencia de Género en la Educación Básica en México. 2009. Disponible en línea: <http://www.unicef.org/mexico/spanish/Estudio_violencia_genero_educacion_basica_Part1.pdf>. (Consulta: 6 de Febrero del 2015).

[2] Exposición de motivos. H. Congreso del Estado de Nuevo León. 19 de Marzo del 2013. Disponible en línea: <http://www.hcnl.gob.mx/trabajo_legislativo/iniciativas/pdf/pri/LXXIII-2013-EXP7932.pdf>. (Consulta: 7 de Febrero del 2015).

[3] Exposición de motivos. H. Congreso del Estado de Nuevo León. 19 de Marzo del 2013. Disponible en línea: <http://www.hcnl.gob.mx/trabajo_legislativo/iniciativas/pdf/pri/LXXIII-2013-EXP7932.pdf>. (Consulta: 7 de Febrero del 2015).

[4] PAN. “OCDE sitúa a México en primer lugar por incidencia de bullying a nivel internacional: Sen. Mariana Gómez del Campo.” 2 de Junio del 2014. Disponible en línea: <http://www.pan.senado.gob.mx/2014/06/ocde-situa-a-mexico-en-primer-lugar-por-incidencia-de-bullying-a-nivel-internacional-sen-mariana-gomez-del-campo/>. (Consulta: 7 de Febrero del 2015).

[5] PAN. “OCDE sitúa a México en primer lugar por incidencia de bullying a nivel internacional: Sen. Mariana Gómez del Campo.” 2 de Junio del 2014. Disponible en línea: <http://www.pan.senado.gob.mx/2014/06/ocde-situa-a-mexico-en-primer-lugar-por-incidencia-de-bullying-a-nivel-internacional-sen-mariana-gomez-del-campo/>. (Consulta: 7 de Febrero del 2015).

[6] Amparo en revision No. 131/2014. Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Cuarto Circuito.

[7] CNN México. “Maestra, que ya no me molesten”, pedía joven que murió en Tamaulipas”. 21 de Mayo del 2014. Disponible en línea: <http://mexico.cnn.com/nacional/2014/05/21/maestra-que-ya-no-me-molesten-pedia-joven-que-murio-en-tamaulipas>. (Consulta: 6 de Febrero del 2015).

[8] Aldaz, Penélope. “Lanzan buzón itinerante sobre ‘bullying’”. 2 de Febrero del 2015. Disponible en línea: <http://www.tedf.org.mx/sala_prensa/sintesis/sm2015/feb/150202/150202_aldf_lanzan_buzon.pdf> . (Consulta: 7 de Febrero del 2015).

[9] Como la campaña por Twitter con el hashtag #ElBullyingNoEsUnJuego.