201501.20
Off
0

Tutela cautelar: Previendo la incapacidad

“La tutela cautelar surge como la posibilidad de que una persona que prevé su incapacidad pueda designar un tutor”.

Desde el 5 de Diciembre de 2014 el Código Civil para el Estado de Nuevo León adicionó la figura de la tutela cautelar. Dicha figura consiste en la posibilidad de que toda persona con capacidad legal pueda nombrar un tutor que se encargará de su persona y de su patrimonio[1].


Para que el nombramiento sea válido, este deberá otorgarse ante notario público y deberá constar en escritura pública.

Así mismo, el notario deberá agregar «un certificado expedido por médico especialista acorde a la edad y circunstancias de quien nombra al tutor o tutores, en el que se haga constar que el otorgante se encuentra en pleno goce de sus facultades mentales y en plena capacidad de autogobernarse».[2]

En la escritura en la que conste la designación también deberá encontrarse la aceptación del cargo de tutor cautelar.

La escritura contendrá expresamente las facultades u obligaciones a las que deba sujetarse el tutor, la legislación contempla que debe establecerse como mínimo lo siguiente[3]:

  1. Que el tutor tome decisiones convenientes sobre el tratamiento médico y el cuidado de la salud del tutelado.
  2. Se deberá establecer la retribución del tutor.

Después el notario deberá remitir el documento al Instituto Registral y Catastral de Nuevo León dentro de los 5 días hábiles siguientes para su inscripción. Así como informar al Tribunal Superior de Justicia del Estado de que ante dicho notario se otorgó el nombramiento de un tutor cautelar, para que registre dicho nombramiento[4].

La tutela es un cargo de interés público. Lo que diferencia a la tutela cautelar de la tutela legítima es que si alguien se rehúsa a desempeñar el cargo de tutor legítimo, este deberá de responder de los daños y perjuicios que ocasione al incapacitado con su negativa. Por otro lado, en la tutela cautelar la negativa de desempeñar el cargo no genera responsabilidad, ya que esta es eximible por cualquier causa.

Ahora, de aceptarse el desempeño del cargo, si el tutor cautelar se llega a excusar sin causa justificada o por remoción, debido a negligencia, el tutor pierde todo derecho a heredar del incapaz.

En la iniciativa presentada por el Diputado Erick Godar Ureña Frausto para adicionar esta figura, éste consideró lo siguiente:

«Es inconcebible que una persona, aun contando con recursos, llegada una eventual incapacidad por enfermedad, accidente o simplemente vejez, es sometida a un régimen de protección, que la obliga a vivir asistida por un tutor designado por el juez, o en el mejor de los casos, entre familiares que predetermina el Código Civil, sin atender en la designación sus preferencias, intereses y afectos[5]».

Ahora, con los avances médicos existentes una persona puede prever su propia incapacidad. Es por esto que la tutela cautelar encuentra su justificación  en la autonomía de la voluntad.

Nuevo León no innova en el ámbito legislativo con la adición de la tutela cautelar, ya que hay otros Estados que la contemplan en su legislación desde hace tiempo.


[1] Código Civil para el Estado de Nuevo León (P.O. Julio 6, 1935/Diciembre 5, 2014).

«Artículo 469 Bis.- Toda persona con capacidad legal puede nombrar al tutor o tutores, y  a sus sustitutos, que deberán encargarse de su persona y, en su caso, de su patrimonio en previsión del caso de encontrarse en los supuestos del artículo 450 fracción II de este Código. Dichos nombramientos sustituyen a las personas que pudiere corresponderles al ejercicio de la tutela, de acuerdo a lo establecido en este Código.»

[2] Código Civil para el Estado de Nuevo León (P.O. Julio 6, 1935/Diciembre 5, 2014).
«Artículo 469 Bis I.- Los nombramientos mencionados en el artículo anterior, sólo podrán otorgarse ante notario público y se harán constar en escritura pública, debiendo el notario agregar un certificado expedido por médico especialista acorde a la edad y circunstancias de quien nombra al tutor o tutores, en el que se haga constar que el otorgante se encuentra en pleno goce de sus facultades mentales y en plena capacidad de autogobernarse, siendo revocable este acto en cualquier tiempo y momento con la misma formalidad.»
«En caso de muerte, incapacidad, excusa, remoción, no aceptación o relevo del cargo del tutor designado o de su sustituto, la disposición quedará sin efectos y deberá acudirse a las reglas generales para la designación de tutores.»

[3] Código Civil para el Estado de Nuevo León (P.O. Julio 6, 1935/Diciembre 5, 2014).
«Artículo 469 Bis II.- En la escritura pública donde se haga constar la designación, deberá constar la aceptación de la misma, se podrán contener expresamente las facultades u obligaciones a las que deberá sujetarse la administración del tutor, y contendrá como mínimo:»

  1. «Que el tutor tome decisiones convenientes sobre el tratamiento médico y el cuidado de la salid del tutelado; y»
  2. «Establecer la retribución del tutor»

«El Juez de lo Familiar, a petición del tutor o del curador, y en caso de no existir éstos, los sustitutos nombrados por el juez  tomando en cuenta la opinión del Consejo de Tutelas, podrá modificar las reglas establecidas si las circunstancias o condiciones originalmente tomadas en cuenta por la persona capaz en su designación, han variado al grado que perjudiquen el matrimonio del tutelado.»
«El notario público deberá, cuando se nombre un tutor cautelar, remitir el documento respectivo, dentro de los cinco días hábiles siguientes, al Instituto Registral y Catastral del Estado, para su inscripción, así como, informar al Tribunal Superior de Justicia del Estado de Nuevo León, que ante él se otorgó un nombramiento de tutor cautelar, a fin de que dicho Tribunal registre el nombramiento.»
«En lo previsto en la escritura, se aplicarán las reglas generales de la tutela.»
«La tutela cautelar será revocable y cualquier disposición en contrario será nula de pleno derecho.»

[4] Loc. Cit.

[5] Iniciativa por la que se adicionan los artículos 469 Bis, 469 Bis I, 469 Bis II y 469 Bis III al Código Civil para el Estado de Nuevo León, a fin de que se regule la figura de la tutela cautelar presentada por el Diputado Erick Godar Ureña Fausto, 10 de Diciembre de 2012. Disponible en línea: Congreso del Estado de Nuevo León <http://www.hcnl.gob.mx/trabajo_legislativo/iniciativas/pdf/godar/LXXIII-2012-EXP7829.pdf>.